Domingo Boari

  • Inicio
  • Biografía
  • El cine con otros ojos
  • Entrevistas
  • Publicaciones
  • Libros
  • Dónde comprar
  • Contacto


  • Una concepción de la mente desde la neurociencia

    ÍNDICE

    Presentación

    Introducción: las neurociencias, sus campos e intereses

    Las neurociencias y el psicoanálisis

     

    Capítulo 1

    El cerebro y el mito del yo, de R. Llinás. (Síntesis)

    •   El cerebro y el mito del yo, de R. Llinás.
    •   El modelo cerebro-mente de Llinás


    Capítulo 2

    El cerebro y el mito del yo, de R. Llinás. (Comentarios)

    •  Dudas y preguntas desde dentro del modelo que propone Llinás
    • Coincidencias con el modelo de Freud
    • Comentarios sobre el libro de Llinás


    Capítulo 3

    Un psicoanalista leyendo neurociencia

    • La conformación del ser pluricelular
    • Lo que nos enseña la evolución del ojo

     

    Bibliografía

    Presentación
     



    Introducción: las neurociencias, sus campos e intereses

     

    Las llamadas neurociencias constituyen un área multidisciplinaria para el estudio de del sistema nervioso - estructura, función, desarrollo, evolución, química, patología, farmacología,  etc.― con el interés último de entender cómo interactúan los distintos elementos para dar origen a la conducta.

     

    En palabras del premio Nobel Erick Kandel (2000), “La tarea de la neurociencia es explicar el comportamiento en términos de las actividades del cerebro. ¿Cómo el cerebro comanda millones de células nerviosas individuales para producir el comportamiento, y cómo esas células son influenciadas por el medio ambiente?”

     

    Más allá de que el propósito último sea comprender el comportamiento, múltiples tareas inmediatas atraen la atención de las neurociencias. Así, la convergencia de intereses de muchas disciplinas vinculadas e interesadas —incluyendo neuropsicología, ciencias de la computación, estadística, física, y medicina— hace que ya no se las considere exclusivamente como una rama de las ciencias biológicas.

     

    Sin embargo, sin lugar a dudas, lo que más le interesa hoy al grupo de disciplinas que se aúnan con el nombre de neurociencias es la investigación en la frontera entre el cerebro y la mente. “La última frontera de las ciencias biológicas—el último desafío—es entender las bases biológicas de la conciencia y de los procesos mentales por los cuales percibimos, actuamos, aprendemos y recordamos” (Kandel, 2000). 

     

    Son muy numerosos los investigadores sumamente especializados en avanzar en el conocimiento de los más ocultos mecanismos neurológicos. Son pocos, en cambio, los que elevándose por sobre investigaciones muy parciales intentan trazar un modelo general del cerebro. R. Llinás es uno de los que, en su libro El cerebro y el mito del yo, se atreve a incursionar en un campo tan espinoso. Estos escritos se proponen un repaso monográfico de los aportes y el enfoque del neurocientista Rodolfo Llinás sobre su concepción de lo mental a partir de las funciones cerebrales.

     

     

     

    Las neurociencias y el psicoanálisis

     

    A diferencia de lo que ocurre con otras disciplinas, por ejemplo con la psicología cognitiva, con las que tiene una relación de estrecho intercambio y colaboración, con el psicoanálisis la neurociencia tiene una vinculación más que conflictiva. Muchas veces el conflicto se expresa directamente como ignorancia mutua. Esto no debería sorprendernos porque el psicoanálisis, una disciplina en sí misma llamada a ser revolucionaria y contestataria, siempre tuvo —unas veces para bien y otras para mal— un vínculo conflictivo con los diversos y sucesivos stablishments científicos a lo largo de su siglo de existencia.

    Hace unos años sin embargo, han comenzado una serie de vínculos que pueden ser fecundos. Las zonas que hoy se superponen son pequeñas todavía. Considérese, en este sentido, cuál es la proporción de publicaciones psicoanalíticas que citan artículos de neurociencias y cuántas son las publicaciones neurocientíficas que citan publicaciones del psicoanálisis.

    En este contexto, sorprende la opinión de uno de los más afamados neurocientíficos: En la revista Aperturas, dirigida por Hugo Bleichmar, encontramos un artículo de Méndez Ruiz y de Iceta Ibáñez de Gauna, sobre la articulación entre neurociencia y psicoanálisis. Allí afirman:

    “Eric Kandel, neurobiólogo conocido por sus investigaciones en neurociencia y por el importante manual "Essentials of Neural Science and Behavior" (1995), en un artículo de abril de 1999, se ubica entre los que entienden que psicoanálisis y biología poseen importantes puntos de encuentro. Contrariamente a los que apuestan por el reemplazo del psicoanálisis por la biología, opina que el declive de la influencia del psicoanálisis "es lamentable, dado que el psicoanálisis todavía representa el más coherente e intelectualmente satisfactorio punto de vista sobre la mente" (pág. 505).” (Las negritas no son del original.)

    Sin embargo, una buena síntesis actual del conflicto la encontramos en la presentación editorial del libro A cada cual su cerebro, de Arsemet y Magistretti (2004): “Enfrentados desde hace varios lustros, el psicoanálisis y las neurociencias han reclamado cada uno para sí los mejores títulos cuando se intenta proponer una explicación de la conducta humana. Para el primero, las neurociencias son mecanicistas, estáticas y reduccionistas, y en su pretensión de fundar una explicación científica de carácter universal desdeñan la subjetividad y la historia personal; los neurocientíficos, por su parte, reprochan al psicoanálisis su precario andamiaje científico y, en lo más áspero de la confrontación, no vacilan en calificarlo de mitología.”  

    Domingo Boari

    Domingo Boari

    info@domingoboari.com.ar

    Aráoz 2425, 1er piso

    (54 11) 4823 8442 / (54 11) 15 5601 5500

    facebook linkedin blogspot google wikipedia

    Actual vicepresidente del Centro psicoanalítico de Estudio y Asistencia (CPSEA), fue su inspirador y uno de los socios fundadores.

    Organizó y conduce el ciclo “El cine con otros ojos”.

    Fue miembro del Centro de Investigaciones en Medicina Psicosomática (CIMP), del Centro de Consulta Médica Weizsaecker y de la Fundación Luis Chiozza.

    Ha sido miembro titular de la Sociedad Argentina de Psicoanálisis (SAP) ―donde formó parte de la Comisión Directiva― y miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA).

    Desarrollado por: www.mercadoempresa.com